Si bien es cierto que la felicidad de albergar una nueva vida en tu vientre no se compara a ninguna otra, muchas veces no tenemos idea de como llevar un embarazo feliz, esto sucede con más frecuencia en madres primerizas, ya sea por la falta de experiencia o tal vez porque nadie nunca se los contó.

Pero déjame decirte que el embarazo es la parte más importante en la llegada de un bebé y si tenemos un embarazo feliz, seguramente esa nueva criatura que está por venir también lo será, y lo mas importante nosotras nos ahorraremos complicaciones y malos ratos.

Entre la mujer y el bebé que va creciendo dentro de ella se establece un canal de comunicación muy importante y sobre todo permanente. Todo lo que la madre hace repercute en el feto: si practica ejercicio, mejora su oxigenación; si come bien, favorece su desarrollo; si descansa y busca su tranquilidad, le proporciona bienestar. ¿Verdad que son buenas razones para empezar a cuidarse?.

Aquí te enseñaremos algunos trucos para que te relajes y disfrutes al máximo esta etapa tan importante de tu vida. ¡No te lo pierdas!

1.- Planificar y conseguir tiempo libre.

Debemos reservar un rato cada día para realizar alguna actividad agradable; tomar un café con una amiga, ir al cine, leer algún libro interesante, salir de compras o disfrutar de un relajado paseo por el parque. Este tiempo será como el postre de cada día. Es imprescindible que , a lo largo del día haya un equilibrio entre las actividades y el descanso que tu cuerpo necesita.

Esto te ayudará a tener un mejor ánimo y disposición para llevar tu embarazo de la mejor manera y créeme así como tu, tu bebé también lo disfrutará.

2.- Levantarse, un ritual del placer. 

¿Por qué saltar de la cama cuando escuchamos el sonido de ese fastidioso despertador? Es preferible desperezarse con ganas, como hacen los gatos, antes de incorporarse.

Este estiramiento hará que nos sintamos aliviadas y pondrá el sistema circulatorio en marcha. Por el bien de la musculatura abdominal, hay que tumbarse de costado antes de incorporarnos. Una vez que hayamos puesto los pies sobre el suelo, levantemos nuestros brazos y saludemos el día con una gran sonrisa, ahora sí estamos listas para comenzar nuestra jornada.

El descanso es uno de los puntos más importantes en la etapa del embarazo ya que será la fuerza y motivación para comenzar bien un nuevo día, recuerda que con ánimo todo se puede.

3.- Libertad y relajación para los pies.

Dar un paseo por un terreno blando, ya sea por la tierra o la arena de la playa, descarga a los pies y a la espalda. Es indispensable llevar un calzado cómodo y sin tacos. Se recomienda caminar e buena postura: erguida y con la tripa metida para contrarrestar la curvatura de la espalda.

Si antes de irnos a la cama podemos  aplicarnos aceite de sésamo tibio en los pies ( se calientan dos cucharadas a baño María), nos damos un buen masaje y nos ponemos los calcetines, te aseguro que tus pies estarán mas reconfortados al día siguiente.

Recuerda que nuestros pies son los que más sufren en este proceso del embarazo, ya que sobre ellos recaerá todo el peso y aguante de nuestro cuerpo, y a medida que nuestra barriga vaya creciendo más, mayor será la carga que tengan que soportar.

4.- Adiós al mal humor, el objetivo es ser feliz.

A menudo los pequeños enfados pueden evaporarse tras repetir el siguiente ejercicio diez veces.

  • De pie con los pies separados y alineados con los hombros, y las rodillas ligeramente flexionadas.
  • Mantenemos la columna recta, los músculos relajado, dejamos caer los hombros y juntamos las palmas de las manos a la altura del pecho.
  • A continuación presionamos los pulpejos (la parte de la palma de dónde sale el dedo pulgar) uno contra el otro, contando hasta diez y relajamos.

Recuerda que cualquier molestia o enfado que podamos tener afectará en gran medida al embarazo, ya que nuestro bebé sentirá todo lo que nosotras transmitimos, por eso debemos evitar este tipo de emociones, lo cual nos ayudara a llevar un mejor periodo a lo largo de los meses de gestación.

5.- Tenemos que mantener la cervical relajada.

Con este pequeño ejercicio lograremos obtener una mejor relajación y el periodo del embarazo será mas fácil para nosotras.

  • Siéntate en el borde de una silla, con la espalda recta y el cuello estirado.
  • Baja la barbilla hacia el pecho al mismo tiempo que elevas los hombros al máximo.
  • A continuación, se bajan haciendo movimientos giratorios y echándolos hacia atrás.
  • Hay que intentar acercar los omóplatos lo más posible. como si se fueran a tocar.
  • Conviene repetir el ejercicio unas diez veces como mínimo.

Recuerda que a menudo la cervical nos causará algunos dolores frecuentes en el embarazo, pero si trabajamos esta zona, seguramente disminuiremos la carga y nos sentiremos más aliviadas.

6.- Fuera al estrés, tenemos que combatirlo.

Si bien es cierto el estrés acompaña al embarazo casi en la mayoría del proceso y esto se debe a las molestias o dolores musculares que podamos sentir, también podemos verlo reflejado por los constantes cambios de ánimo y hormonales que experimentaremos.

Durante el descanso podemos realizar el siguiente ejercicio.

  • Nos recostamos en el suelo boca arriba (mientras resulte aún cómodo hacerlo) frente a una pared vacía.
  • Poco a poco nos acercamos a la pared, y subimos las piernas estiradas, hasta que formen un ángulo recto con el muro.
  • A continuación abriremos las piernas hacia los lados todo lo posible, sin forzar.
  • Colocamos las manos en los costados, donde se notará algún que otro tirón (sin importancia) por la postura.

Las cargadas de oxígeno también pueden ayudarte a reducir el estrés. Respiramos hondo, conscientemente, como si fuéramos a enviar el oxigeno hasta el ultimo rincón del cuerpo. Expulsamos el aire lentamente, tardando más o menos en doble en espirar que en inspirar.

Recuerda que mantener el buen ánimo libre de estrés nos ayudará a tener un embarazo feliz, y créeme el futuro bebé te lo agradecerá enormemente.

3.- Habla constantemente con tu bebé.

Ya no es novedad saber que el futuro bebé oye la voz de la madre, así que ¿por qué no comunicarnos con él? podemos contarle cualquier cosa: como por ejemplo: que se acerca el momento de su nacimiento y que su madre esta muy orgullosa del gran esfuerzo que él está haciendo por venir al mundo y que con ayuda de ella todo será mas fácil, también podemos decirles que estamos emocionados con su llegada y que lo estamos esperando con todo el amor que él se merece.

Otra opción es escuchar una canción alegre y serena, pensando en que el bebé también podrá disfrutarla.

Comunicarse con el bebé es una forma de incorporarlo a nuestra vida, de demostrarle nuestro amor y de crear los primeros vínculos con él, que sin duda es fundamental.

Ahora que lo sabes ¡Pon en práctica estos consejos y lleva un embarazo feliz y relajado!