Como ya es de costumbre y al igual que todos los meses de nuestra vida, las mujeres debemos lidiar, muy aparte de los problemas familiares, laborales, entre otros, con los dolores menstruales. Hay muchas mujeres que saben manejarlo y lo llevan de la mejor manera, pero también algunas otras que, esos días se convierten en los más terribles del mes, incluso muchas veces hasta nos impiden continuar con nuestras labores cotidianas.

Desde tiempos inmemoriales ha existido una guerra que se extiende hasta nuestros días. Una en la que no se derrama sangre, pero que no tiene final. El constante enfrentamiento entre las mujeres y los hombres es algo que posiblemente trascenderá aún después de nuestros nietos. Y es que ambos sexos proclaman tener las mejores habilidades, mientras que enfatizan fuertemente los defectos de su adversario. Ciertamente, ambos bandos poseen cualidades que resultan únicas, que incluso el contrario no posee y ambos resultan ser un excelente complemento. Pero a su vez, los dos cuentan con desventajas que el otro ni siquiera es capaz de imaginar lo terrible o desalentador que puede llegar a ser. Lo peo, es que resulta objeto de burla, lo cual aviva más el rencor entre ambos, manteniendo así una lucha sin tregua ni cuartel.

Un hombre sufre mucho por sus complejos adquiridos por ideas retrogradas de la sociedad, que incluso la misma familia le transmitió creyendo que es lo correcto.

La mujer también posee sus complejos, pero además de ello, tiene que lidiar con un ciclo que se repite cada mes. Un ciclo que resulta ser mucho más incierto que el propio juego de la ruleta rusa. Así es hablo de la menstruación. El ciclo menstrual de la mujer va mucho más allá del entendimiento masculino, pues ellos solo comprenden que es el sagrado. Pero no, es un ciclo de todo un mes, que progresivamente va cambiando, otorgando cambios de humor, y aumentando la sensibilidad.

Lo peor de este ciclo, es su culminación. No hablo del sangrado, sino de su horrible amigo, el dolor de vientre. Si también te ves afectada por el, te invito a seguir leyendo los siguientes tips para calmar el dolor mensual.

alimentate bien

Aliméntate sanamente


La alimentación es muy importante para cada parte de nuestras vidas. Recuerda que eres lo que comes, literalmente. Si tiendes a ingerir comida chatarra, inevitablemente sufrirás las consecuencias. Lo recomendable siempre será tener una alimentación balanceada, en donde no se abucen de las grasas saturadas, al igual que los azucares. También se debe recordar no abusar de los estimulantes, como el café. Recuerda que en el ciclo menstrual la alimentación toma una alta importancia pues, el cuerpo de las féminas está susceptible, está vulnerable, y pueden llegar a padecer dolores estomacales, lo que agravaría los síntomas del ciclo menstrual. Para estos casos es mejor consumir alimentos ligeros, que el organismo sea capaz de asimilar rápidamente, y por supuesto, en pequeñas raciones y varias veces al día. Con esto se evita cualquier problema estomacal, y sus horribles consecuencias.

aplica calor

Aplica calor en la zona del dolor


Cuando se aplica calor en la zona del vientre, se ayuda a relajar los músculos, así como ayuda a reducir la hinchazón, lo que se traduce en una reducción considerable del dolor. Pero mucho cuidado. No falta quien exagere a un punto absurdo. Para aplicar calor basta con colocar  una compresa bañada en agua caliente o una bolsa térmica, y colocarla en la zona afectada por unos minutos.  No se debe utilizar una temperatura demasiado alta, pues de lo contrario podrás quemarte. Ten cuidado al momento de aplicar el calor y recuerda que sólo debe ser por algunos minutos , no durante todo el día hay que tener en cuenta eso.

trotar

Haz ejercicio


Si bien es cierto, cuando estamos en nuestros días, lo menos que queremos es movernos. Muchas seguramente no estarán de acuerdo con este artículo. No es mi intención bajar tus ánimos, pero lo cierto es que, estudios han revelado y demostrado que, al realizar ejercicios de bajo impacto, el cuerpo tiende a liberar endorfinas, las cuales ayudan, de manera natural a reducir en gran medida el dolor. Te recomiendo intentarlo. Trata de realizar una carrera suave, o simplemente caminar. con esto podrás disfrutar de esos beneficios. También se recomienda practicar yoga, específicamente posiciones donde se deba realizar presión sobre el vientre.

tranquilidad

Busca un ambiente tranquilo


Uno de los síntomas que más se logra ver en estos días, es la susceptibilidad a cualquier clase de estímulos, lo que ocasionen que, en cuestión de unos milisegundos, la mujer entre en un estado de muy mal humor. Es aquí donde todos corren a resguardarse para evitar salir en la primera plana del diario matutino con encabezados demasiado exagerados como siempre me tratas mal, etc.

Los efectos de la menstruación tienden a sobre llevarse en ambientes calmados. Si se encuentra en  un ambiente de demasiado ruido, o donde existe personas que resulten muy irritantes, la paz desaparecerá, lo que aumentará considerablemente el estrés, y a su vez puede ocasionar que repentinamente aumente el dolor menstrual.

brebajes naturales

Consume bebidas naturales


La vida que llevamos hace imposible que consumamos alimentos naturales. Los jugos o alimentos que compramos en el supermercado, cada día son más y más artificiales. Esto representa un riesgo para nuestra salud. Incluso se ha demostrado que, actualmente, los cadáveres se descomponen más lentamente, en comparación con los de viejas épocas. Esto es, efectivamente, por consumir en exceso productos con alta calidad de conservas. Muchas mujeres, para calmar el dolor menstrual, tienden a consumir medicamentos que, realmente son efectivos, pero tiene un costo alto, pues esto afectará directamente su sistema. Si tiene el estómago muy malo entonces será peor. Existen alternativas naturales para estos medicamentos que, a pesar de no ser tan potentes como los fabricados en laboratorios, consumidos de la manera correcta, obtendrás los mismos resultados.

conseientete

Engríete 


Pensar constantemente en el dolor no hará que desaparezca. Debes buscar la manera de despejar tu mente. Busca hacer alguna actividad que te agrade mucho, o incluso puedes preparar tu comida favorita para esos días. Haz de esos días, tus días. De esta manera olvidarás que el dolor está ahí, o por lo menos le prestaras mucha menos atención.

Hoy en día las mujeres están tomando un rol más protagónico en la sociedad y, el ciclo mensual no debe ser un impedimento para continuar luchando por obtener un puesto influyente. Y recuerda, si deseas darle un revés a la naturaleza, no te olvides de seguir estos consejos para calmar tu dolor menstrual.

También puede interesarte:

Ejercicios para reducir la celulitis.

¿Cómo descubrir una infidelidad?

¿Cómo crear un negocio?

¿Cómo ser divertido y gracioso?