Si bien sabemos que la felicidad de las personas puede variar de acuerdo a sus gustos y preferencias, estoy segura que no existe una persona en el mundo que no busque serlo, o al menos lo intente. Pero ¿de dónde parte la felicidad en si?, porque yo me imagino que debe haber un punto que una todas esas diferentes formas de ser feliz.

¿Cómo ser feliz?

Las actividades, oportunidades y actitudes del día a día pueden ser armas poderosas para ser feliz. Un pensamiento positivo puede abatir eficazmente cualquier momento de malestar, tristeza o mal humor. Recuerda que la felicidad es elección propia y no un estado que debe ser alcanzado o una situación que te suceda. Lo importante es darse cuenta de este proceso y tratar de aplicarlo tantas veces al día como sea posible.

No siempre es algo sencillo, pero créeme debemos ponerlo en práctica para mejorar nuestro estilo de vida y recuerda que una persona feliz a menudo es mucho más exitosa.

¿Qué pasos debemos seguir para ser felices?

En esta oportunidad te mostraré algunos pasos que te enseñarán cómo cambiar o reforzar hábitos, aprendiendo a ser feliz viviendo cada día mejor

1. Vive el presente.

En el instante en que te das cuenta de que el presente es el único que puede darte felicidad, es cuando realmente comienzas a ser feliz. Debes vivir cada minuto como si fuera el último, dejando atrás el pasado y permitiendo que el futuro se transforme en el presente que tu decidas tener.

¿Pero cómo lograrlo?

  • No debes anclarte en el pasado, ya que no está mas en tu vida. de ninguna manera puede darte felicidad algo que ya no está.
  • No te proyectes mucho hacia el futuro, ya que eso vive solamente en tu mente. Puede que ese futuro sea totalmente diferente al que tu visualizas dentro tuyo. No mereces vivir preocupado por algo de lo cual no tienes la certeza que sucederá.

preocupada

2. Ten conciencia de que la felicidad no viene aparejada de logros externos.

Muchas veces estamos buscando cosas externas para ser felices. Puede que alguna vez hayas pensado: “cuando tenga una casa seré feliz, “cuando me compre un auto seré feliz”, “cuando me den ese trabajo seré feliz”. La felicidad depende únicamente de ti mismo, comprende que está en ti. No debes dejar tu felicidad en mano de situaciones o de acontecimientos, la felicidad esté en la base de todo lo que hagas, es tu estado natural.

  • Elimina de tu mente el concepto de que la felicidad se da a consecuencia de algo, ten presente siempre que la felicidad debe ser tu prioridad, tu motor y motivo y después de eso vienen el resto de cosas.
  • Debes darte cuenta que cualquier persona tiene el derecho de ser feliz. No busques la felicidad fuera, no la relaciones a ciertas situaciones futuras o resultados deseados porque créeme estarías cometiendo un gran error.

sefeliz

3. Encuentra el lado positivo a todo lo que hagas.

Hay deberes y obligaciones que, aunque a todos no nos gusten hacer, debemos hacerlos, ya que son necesarios para nuestra vida. Ten en cuenta que éstos no deben ser un motivo para renegar o ponerte de mal humor, recuerda que hasta de la situación más negativa podemos sacar una enseñanza y todo eso nos hace crecer como personas. Así que ya sabes ¡ponle actitud a todo lo que hagas!.

  • Recuerda que si el sol no brilló hoy para ti, mañana tiene que volver a salir y el mañana es una nueva oportunidad para ser feliz.
  • Si crees que estás teniendo un mal día, recuerda que tu manejas tus emociones, tómate cinco minutos respira, analiza y piensa en que nada es eterno, así que tendrá que pasar en algún momento.

positiva

4. Practica meditación diaria

Aunque inviertas unos breves momentos en meditar por las mañanas, descubrirás que es una actividad muy beneficiosa para aflorar la felicidad en ti.

  • Siéntate en un lugar tranquilo, respira profundo y toma conciencia de tu cuerpo, de tus sensaciones y del movimiento que haces al respirar.
  • Dedica unos minutos a analizar tus pensamientos y tu mente concéntrate y si es posible recuerda los momentos en los cuales pudiste actuar de una mejor manera en diferentes situaciones, y una vez terminada tu meditación pon en práctica todas tus reflexiones, verás que tus días serán mejores.

medita

5. Haz permanentes afirmaciones de la felicidad.

Antes de dormirte por las noches, dirígete a lo más profundo de tu ser y recuérdate que eres feliz y que siempre podrás serlo a medida que tu lo decidas.

  • La felicidad no se compra ni se regala, la felicidad se construye a diario y siempre es bueno declararlo a cada momento, ya que la palabra tiene poder.
  • Comienza con un “buenos días y siempre termina con un buenas noches”, regala sonrisas que nada cuesta, ten personalidad y haz parte de ella a la felicidad.

6. Mantente abierto a nuevas ideas, al aprendizaje continuo.

Aprendiendo cosas nuevas contribuye mucho a tu bienestar, ya que satisface tu curiosidad y alimenta a tus nuevas ideas. Te sentirás feliz de lograr cosas que antes tal vez ni imaginabas que podías hacer, descubrirás mas talentos, los cuales vienen de la mano con reconocimientos y recuerda que si tu mente está activa a menudo será mas feliz.

renovada

7. Cuida tu cuerpo.

El encontrar un bienestar físico y el ser activo te hace más feliz. Esto tiene un impacto directo en tu estado de ánimo, lo que te ayuda a mantener alejados a los pensamientos y sentimientos negativos, como el estrés, la ansiedad o la depresión.

  • Con sólo mantenerte activo, caminando o bailando, lograrás efectos altamente reconfortantes
  • Mantener una alimentación buena y saludable te ayudará a tener más energías y tu estado de ánimo sera menos vulnerable a las cosas negativas, recuerda que el hambre es una puerta abierta para poder sentirnos mal.
  • Engríete siempre que puedas, arréglate y ponte bonita a tu gusto, recuerda que si tu te ves bien, puedes también sentirte bien y por ende serás feliz.

cuidate

8. Establece metas.

No hace falta que te mantengas pensando en el futuro, pero si ayuda que te plantees metas, así te sentirás más seguro acerca de lo que puede llegar a venir, te motivarás y sentirás la tentación de enfrentar desafíos. Las metas le darán dirección a tus acciones y una gran satisfacción al momento de alcanzarlas. Todo esto forma parte de la felicidad.

En conclusión…

Podemos deducir del párrafo anterior que la felicidad es una decisión que sólo depende de nosotros mismos, no necesitamos de factores externos para ser feliz, ya que la felicidad es parte de nosotros, sólo tenemos que sacarla a la luz y vivir cada minuto como si fuera el último aprendiendo cada momento de nuestros errores para ser mejores personas.

¿Y TU, YA DECIDISTE SER FELIZ?