Si bien es cierto mantener una relación, ya sea de pareja, amigos o familiar se puede tornar un poco difícil cuando no establecemos ciertas reglas de convivencias y apoyo mutuo para llevar la fiesta en paz. Compartir la misma casa conlleva a convivir con las costumbres y desordenes de cada persona, si pensaste que todo iba a ser color de rosa, pues te equivocas es más difícil de lo que parece y seguramente a menudo se originaran varias discusiones que en algunas ocasiones podrían terminar en peleas.

Si nos remontamos un poco nada más a cuando éramos pequeños, también hemos tenido que lidiar con la convivencia en familia y aunque no es nada parecido a convivir con una pareja,se podría decir que hemos tenido una experiencia. También nos enseñaron a seguir algunas normas de convivencia para poder llevar la fiesta en paz como se dice en estos tiempo, gracias a eso podemos tener una idea de cómo deberíamos hacer las cosas una vez que decidamos compartir nuestra vida en pareja. Otra de las experiencias que hemos podido tener es en el colegio, caro que aquí no compartimos un hogar, pero de hecho pasamos demasiados momentos juntos con esas personas y por muchos años, en los cuales tambien tuvimos que aprender a respetar las costumbres de los demás y éste es un punto importante para lo que se nos viene.

Convivir puede significar el final de una relación amorosa, aquí es dónde realmente vamos a conocer por completo a la otra persona y si no sabemos ceder o seguir algunas normas, seguramente nos estaremos metiendo en una batalla donde todo el campo estará minado y pisar en lugar a salvo será complicado.

En esta oportunidad te daremos algunas recomendaciones con las que podrás llevar una convivencia saludable sin llegar al extremo de pelear o terminar vínculos que tanto te ha costado formar. Lo importante es establecer las normas desde el principio, ya que si no hacemos esto, imponerlas luego será muy complicado.

Si prendiste la tv ¡Apágala!


Puede parecer algo muy simple, o algo por lo cual nadie se molestaría, pero déjame decirte que si lo vuelves una costumbre en tu vida y eres de las personas que siempre deja la televisión prendida, seguramente en algún momento esto te generará un problema con tu conviviente, por qué te digo esto, ya que en una convivencia los gastos son compartidos entonces cuando llegue el recibo de luz y haya una variación en el costo seguramente la culpa recaerá sobre ti por ese bendito televisor que dejaste prendido, evita ganarte un problema por cosas sin sentido, haz un esfuerzo, creo que nada te cuesta oprimir un botón para poder llevar la fiesta en paz, a la larga tu bolsillo también te lo agradecerá y el mundo en general, ya que gastar energía sin sentido hace mucho daño a nuestro planeta, toma un poco de conciencia.

Si comiste ¡Límpialo!


Esta norma es muy parecida a la anterior, por más pereza que puedas tener, no hay excusa para dejar las cosas sucias, más aún si se trata de platos o utensilios que usarán al día siguiente también, evita ganarte un problema por cosas tan sencillas y si llega un día en el cual de verdad te sientes muy cansada, deja una nota en la mesa asumiendo tu responsabilidad y que tu lo limpiarás por la mañana, para que nadie más se vea en la obligación de hacerlo por ti o renegar por encontrar las cosas sucias. Esto ayudará muchísimo para poder llevar las cosas en paz y te evitará peleas absurdas, además recuerda que el desorden y la suciedad que generas será para ti ya que es tu casa y mientras más acumules las tareas, seguramente más difícil sera comenzar a realizarlas, ya que verás que son demasiadas y no sabrás por dónde comenzar.

Si se acabaron las cosas básicas ¡Reponlo!


Si ves que algo se terminó justo cuando tu lo utilizaste, no esperes a que alguien se de cuenta que ya no hay para empezar a quejarse, lo mejor que podrías hacer es ir a la tienda y reponer lo que haga falta en el hogar, por ejemplo si entraste al baño y por azares del destino se termina el papel, no esperes a que alguien entre y se lleve con la sorpresa de no encontrarlo, peor aún si es una visita, seguramente se llevará una muy mala impresión de tu hogar al no tener cosas básicas y necesarias que nunca deberían faltar y así trata de ponerlo en práctica con el azúcar, el arroz o cosas que sabes que se terminan con rapidez y que si o si necesitas tener.

Si no es tuyo ¡No lo toques!


Muchas veces me ha pasado que por curiosa he malogrado cosas, en la convivencia esto es algo que no debe suceder sobretodo si son cosas que la otra persona cuida en sobremanera, por lo general suelen ser electrodomésticos o aparatos muy costosos los que jalan la vista y nos da esa curiosidad de decir y si lo pruebo un ratito y cuando intentamos encenderlo, no sabíamos que necesitaba un trasformador y con tristeza ves esa chispa y sientes ese olor a quemado que te hace saber que ya lo malograste. Lo más recomendable en estos casos con el afán de evitar problemas, si tanta curiosidad tienes mejor pregunta si puedes encenderlo o si te puede enseñar cómo se usa, te aseguro que así evitaras una pelea tonta y tambien te ahorrarás mucho dinero en caso pudieras malograrlo.

Si prometiste ¡Cumple!


Esta sin duda es la parte más importante de toda convivencia, como en toda relación. Te aseguro que a nadie le gusta que le mientan diciendo cosas que no vas a cumplir, una promesa es una promesa y por más pequeña que sea tienes que cumplirla, esto fortalece los lazos y genera un buen ambiente en el lugar que comparten trata de no fallar cuando se trata de una situación así o de lo contrario te aseguro que será un motivo de pelea seguro y te lo recordará todos los días.

Aprende a llevar una buena convivencia siguiendo estas pequeñas recomendaciones, te aseguro que si pones de tu parte podrás formar un hogar feliz.

También puede interesarte:

¿Cómo decir? ¡ya no te amo!

Rejuvenece

Aumenta tu auto estima