A veces, casi sin darnos cuenta, nos convertimos en los malos del cuento, en el “Lobo” de caperucita roja o de los tres cerditos. Somos ese alguien que por dar una negativa a tiempo, decir la verdad en voz alta o por actuar de acuerdo a sus valores  se convierte al instante en el personaje malévolo de la historia, en el responsable de que esa fábula no sea de color de rosa ni tenga la narrativa que alguien quiso dictarnos. Si hay algo realmente peligroso y poco adecuado es hacer uso de esa dicotomía tan radical que gusta diferenciar a las personas entre buenas y malas. Lo hacemos tan a menudo que apenas nos damos cuenta. Por ejemplo, si un niño es obediente, tranquilo y silencioso decidimos al instante que es bueno. Por el contrario, el que tiene carácter , es contestón, inquieto y muy proclive a las rabietas, no dudamos en decirle en voz alta aquello de “eres un niño malo”.

“Un cuento siempre adquiere los colores que le otorgan el narrador, el ámbito en que se cuenta y el receptor” 

– Jostein Gaarder –

Es como si muchos de nosotros dispusiéramos de un férreo esquema auto-construido sobre lo que esperamos de los demás, sobre lo que consideramos como adecuado y respetable, sobre lo que entendemos como nobleza o bondad. Así, cuando algo de esto falla, cuando un solo elemento de esa receta interna no se cumple, no se expresa o no aparece, no como desconsiderada, toxica o incluso malvada.

Ser el lobo en el cuento de alguien es bastante común


Sin embargo en muchos de estos casos es necesario analizar a la persona que habita bajo la caperucita roja. Hay diferentes situaciones de la vida en la que podríamos llegara a ser el lobo aún así no lo quisiéramos, por ejemplo si decidimos dejar a nuestro enamorado entonces nos estaríamos convirtiendo en el lobo de su cuento, cuando eras niña y tu mama te castigaba o gritaba, entonces ella era nuestro lobo. Como vez así no lo quisiéramos muchas veces hemos terminado siendo los malos del cuento de alguien, por más que esa decisión haya sido buena para tu vida.

Si bien es cierto Caperucita es una niña obediente. En su trayecto por el bosque sabe que no debe salirse del camino marcado, que hay que seguir las normas, actuar según lo establecido. Sin embargo, cuando aparece el lobo sus perspectivas cambian. Se deja cautivar por las bellezas del bosque, por el sonido de los pájaros, tacto de las flores, la fragancia de ese mundo nuevo cargado de sensaciones. El lobo, en el cuento, representa por tanto la intuición y ese reverso más salvaje de la naturaleza humana.

Esta metáfora nos sirve sin duda para entender un poco más muchas de esas dinámicas con las que nos encontramos a diario. Hay personas que, como Caperucita al inicio del cuento, muestran un comportamiento rígido y pautado. Tienen interiorizadas cómo deben ser las relaciones, cómo debe ser el buen amigo, el compañero de trabajo, el buen hijo y la excelente pareja. Sus cerebros están programados para buscar esas dinámicas en exclusiva y esa uniformidad, porque es así como obtiene lo que más necesita: seguridad.

No obstante, cuando acontece la disonancia, cuando alguien reacciona, actúa o responde de forma diferente al plan previsto, entran en pánico. Aparece la amenaza y el estrés. Una opinión contraria se ve como un ataque. Un plan opuesto, una negativa inofensiva o una decisión inesperada se siente al segundo como una desoladora decepción y como una inmensa afrenta.

Así, casi sin buscarlo, sin preverlo y sin ni tan solo quererlo, no convertimos en el “lobo” del cuento, en ese alguien que por seguir su intuición hirió al ser frágil que habitaba en el interior de una caperuza. Por otro lado hay algo que tampoco podemos negar: muchas veces nosotros mismos somos esa caperucita que comete el error de crear su propio cuento. Trazamos e ideamos planes sobre cómo debe ser nuestra vida, cómo esa familia ideal, como ese mejor amigo y ese amor perfecto que nunca falla y que encaja con todas nuestras piezas sueltas. Imaginarlo nos ilusiona, que ocurra nos dota de seguridad y luchar para que todo siga así nos define como persona.

Sin embargo, cuando el cuento deja de ser cuento y se convierte en un ensayo de la realidad, todo se derrumba y aparece al instante esa manada de lobos devorando nuestra fantasía casi imposible.

Ser el lobo, cuestión de valentía


Ser el lobo en el cuento de alguien no es agradable. Puede que existan razones concretas para que lo seamos y puede que no. Sea como sea, son vivencias incómodas para todas las partes. Ahora bien, hay un aspecto muy básico que no podemos dejar de lado. En ocasiones, ser el malo en la historia de alguien nos ha permitido ser el bueno en la nuestra. Pudimos ser , por ejemplo, ese héroe que fue capaz de salir de una relación desgastante e infeliz o ese personaje que se atrevió a poner fin a un relato que ya no daba más de sí.

El lobo siempre será malo si sólo escucha a Caperucita.

Antes de convertirnos en lobos domesticados habitando en fabulas imposibles, es conveniente aunar fuerzas y valentías, escuchar el propio instinto y actuar con inteligencia, respeto y astucia. Porque actuar según los propios principios, necesidades y valores no es responder con malicia. Es vivir de acuerdo al propio instinto, saber que en el bosque de la vida, no siempre los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos. Lo más importante, es saber convivir con autenticidad, sin pieles ni caperuzas.

Por más que en ocasiones seamos el lobo en el cuento de vida de las demás personas, lo que debemos tener en cuenta es que nuestras decisiones deben ser lo más importante para nosotros si bien es cierto ser el lobo implica de decidir seguir lo que nuestro corazón nos dicta o inspira no quiere decir que realmente seamos los malos, mas bien es una acto de valentía y de orgullo de poder tener la actitud para seguir lo que queremos para nuestra vida.

También puede interesarte:

¿Te preocupa a aprobación de los demás?

¿Cómo concretar un beso?

Tips para tu primer beso