¿Cuál es el Verdadero Secreto de un Seductor?

¿Te sientes rechazado(a)? ¿Ya no te llama como antes? ¿Sientes indiferencia?, Si te has formulado alguna de estas preguntas es porque probablemente no estas aplicando las estrategias de los seductores profesionales, y es que disimilar tus intenciones hará que esa persona enloquezca por ti.

Bien es sabido que la duda, la incertidumbre y el desconcierto atraen a las personas. Pero ¿pueden todos realmente disimular con el fin de conseguir su verdadero objetivo? Lamentablemente no todos. Es en realidad un entrenamiento. El arte de seducir tal como lo indica la reina del amor, Ninon de Lenclos, quien sabía todo sobre el arte del amor; afirmaba que la seducción es algo que se debe aplicar con suma habilidad, incluso las principales familias de Francia enviaban a sus hijos para que los instruyera en las artes del amor.

Ninon mencionaba que cuando uno quiere seducir o conquistar a alguien lo primero que debe hacer es desconcertar a esa persona, mantenerla en la mayor ignorancia posible; es decir, nunca mostrarles nuestro verdadero propósito, en un inicio.

Segundo, no es recomendable ignorarlos por completo, solo se debe mostrar interés una vez que se obtenga la primera señal de acercamiento e interés; asimismo, en esta etapa es recomendable mostrar interés por otro hombre o mujer, este esquema los confundirá.

Tercero, al haber confundido a esa persona, es pertinente conducirlo por el camino de las falsas suposiciones, quiero decir, envolverlo en una cortina de humo con el fin de que caigan en la cuenta de sus verdaderas intenciones; para ello es necesario “CONTROLARSE”, es apropiado en este momento que la otra persona disfrute de los celos y de la confusión; la espera tiene que prolongarse lo suficiente, hasta que esto se vuelva realmente irresistible; ocurrido ello, será muy tarde para ellos y usted habrá ganado!!!. Sabemos que hombres y mujeres somos diferentes, pero en cuanto a seducción se trata, a todos nos gusta sentir lo mismo, porque disfrutamos de esa seducción de la cual somos objeto. Y es que es muy atractivo dejarnos llevar a un mundo misterioso y encantador a vivir una vida monótona y rutinaria.

Finalmente, para que realmente funcione este secreto se requiere autocontrol y paciencia para prolongar el tiempo de la seducción hasta que la otra persona tome la primera acción y no nosotros. Cuanto mejor lo haga desde el inicio, tanto mejor lograra disimular sus verdaderas intenciones y lograr sus verdadero objetivo.