Siendo mujer es fundamental que te preocupes por proyectar una buena imagen en público. Ser puntual y desarrollar carisma y empatía con las demás personas es posible si pones en práctica ciertas reglas de oro de protocolo y etiqueta. Saber como comportarse en un ambiente social o de trabajo donde la mayoría son hombres también es muy importante.

Una experta en protocolo y etiqueta internacional nos compartió cómo ser cordial con los hombres sin parecer coqueta, por ejemplo: “No sobrepasar el espacio personal, la mirada debe centrarse en la zona de ojos y nariz; actuar natural y sonreír con mesura. Si sembramos consideración y respeto hacia los demás nos veremos recompensados en igual forma por nuestra actitud”.

Recuerda que de la manera en como te cómo te comportes, las personas se harán una idea de como sueles ser día a día, debes tener esto en cuenta, no sólo para reuniones especiales, sino que para todas las situaciones de tu vida. Comportarse de manera correcta a menudo abre muchas puertas y nos da muchas oportunidades para poder sobresalir en la sociedad.

En esta oportunidad te daremos algunas recomendaciones para que sepas como comportarte de manera correcta.

SER PUNTUAL


La puntualidad no ha pasado de moda , pese a los inconvenientes de la congestión vehicular (que los puntuales también sufren). Hay que llegar a los sitios a la hora acordada. Empieza a practicar llegando puntual de ahora en adelante. La puntualidad es el reflejo del interés. La puntualidad es tu carta de presentación para todas las situaciones de la vida, ya sea en el trabajo, en una entrevista o en un reunión importante, ésta debería ser una de las cosas a las que más prioridad deberías darle ya que no es bonito ser el tardón de la escuela, del trabajo o peor aún de una cita con el chico que te agrada. Se puntual y si no lo eres, empieza a intentarlo.

AL MOMENTO DE COMER


Al momento de comer debes tener algunas recomendaciones para no que dar mal, ya sea en cualquier situación.

  • Siempre di tu nombre completo al presentarte. En una situación de negocios usar tu nombre completo, así como escuchar el de las personas a las que te están presentando. Si tu nombre es muy largo o difícil de pronunciar puedes acortarlo. Al presentar una persona a otra, siempre se debe decir primero el nombre de la persona  con cargo más alto o mayor rango cuando se trata de dos personas del mismo sexo; y sino, la dama primero y luego el hombre.
  • Siempre levántate cuando te presenten a alguien.   Pararte ayuda a establecer tu presencia; es más fácil que los demás te ignoren si te mantienes sentado. Si no puedes levantarte, al menos haz una inclinación que refleje tu intención de hacerlo.
  • Sólo di gracias una o dos veces en una conversación. De no ser así, podrías disolver el impacto del agradecimiento y darte una preocupación de necesario.
  • Envía notas de agradecimiento individuales. Cuando alguien te hace un favor debes entregar una nota de agradecimiento en menos de 24 horas y hacerlo de manera individual a todos los involucrados. Puedes usar el correo electrónico para asegurarte de que lleguen a tiempo. Hoy en día hay muchas formas para hacer llegar un mensaje, dada la gran cantidad de herramientas y nuevas tecnologías. Pero recuerda usar una que sea de acorde al mensaje. Y si es muy formal, no envíes un mensaje por chat.
  • Nunca pidas comida para llevar. Cuando acudes a una cita d negocios debes recordar que estás ahí por motivos profesionales y no por las sobras. Eso déjalo solo para las comidas de amigos o familiares, personas de mucha confianza. En los Estados Unidos ésta es una costumbre muy común llamada “comida para el perro”. Ahora también implementada en varios países. Yo misma la he adoptado para dar esa comida a los niños o personas que viven en la calle.
  • Conoce dónde se ponen los platos y cubiertos. Recuerda que la guarnición, ensaladas, papas, puré, aderezos y el pan, se colocan en plato individual del lado izquierdo y las copas en el lado derecho. En cuanto a los cubiertos, el tenedor va a la izquierda, mientras que el cuchillo y la cuchara a la derecha. Las bebidas jamás van sobre la mesa, sino en una mesa auxiliar lateral. Y si hay una persona destinada a servir, no lo hagas tu. Solicítale a la persona indicada que por favor sirva las copas o la comida. En la comida de negocios hay que ser mas protocolar que en nuestra casa o la casa de nuestros amigos.

SALUDA SIEMPRE


Saluda aunque no se tenga tiempo o ánimos. Hazlo por cortesía, saluda y a la vez despídete y discúlpate. Esta al igual que la puntualidad es una de las partes más importantes de la etiqueta social. nunca olvides, ni por error dejes de saludar  esto habla muy bien de ti y te muestra como una persona sociable y carismática y a la gente le agradará esa actitud.

BUENA POSTURA EN LA MESA


Nuestras postura debe ser derecha sin ser tiesa, no recostarse en el respaldo de la silla, solo colocar sobre la mesa las manos o los antebrazos cuando aún no estés comiendo; los codos fuera de la misma en todo momento. Ten en cuenta esta recomendación para no incomodar a nadie mientras se come, recuerda lo molesto que es que la persona del costado te esté empujando o golpeando a cada rato con su codo.

BUENA ACTITUD Y COMPORTAMIENTO


Cuidar tu imagen es el mejor argumento. Prestar cuidado  a tu lenguaje corporal, tu arreglo personal, tu vestuario acorde a las circunstancias, utilizar un vocabulario y tono de voz adecuado. Sentirse triunfante, no parecer nerviosa ni con miedo. Tu actitud determina tu altura.

VESTIR APROPIADAMENTE EN EL TRABAJO


Usar prendas adecuadas al tipo de cuerpo. Poseer y conservar un buen corte de cabello. Mantener siempre limpias y arregladas las uñas. El maquillaje poco discreto. Asimismo, los accesorios. Usar zapatos con los colores básicos, de preferencia cerrados; el tacón no tiene que sobrepasar los 5cm. Evita la minifalda y los escotes profundos.

Ten en cuenta estas recomendaciones y empieza a ser una persona de respeto y educada en todas las situaciones que te encuentres.

También puede interesarte:

Trucos para chicas.

La personalidad en tus zapatos.

No sufras por amor.