No hay duda de que la moda va cambiando constantemente y últimamente está cobrando interés la moda sostenible, por eso queremos hablar sobre la ropa de segunda, los beneficios que tiene darle otra oportunidad y cómo podemos transformar esas prenda viejas para lucir siempre en tendencia.

Pero antes de todo, queremos darte más de una razón para que tú y tus amigas sigan esta tendencia sostenible que nos beneficia enormemente y claro está, también al planeta.

Beneficios de usar ropa de segunda

¿POR QUÉ?BENEFICIOS
Ayudamos al planetaHay un dato lamentable que debes conocer acerca de la fabricación de ropa en grandes cantidades pues se necesita miles de litros para elaborar prendas sencillas como una camiseta.
También hay otras prendas que tienen fibras artificiales y requieren adicional al agua, energía, carbón y gasolina para fabricarse.
Y si la tela o fibra tiene que pasar por un teñido y/o estampado, imagina todo el metal pesado y los compuestos tóxicos que se diluyen con el agua.
Además, algunas prendas son sintéticas y al desecharse, tienen que pasar por el mismo proceso de degradación, lo que significa cientos de años de contaminación.
No por nada dicen que es la segunda industria más contaminante, después del petroleo.
Mejor calidad en las prendasSi hacemos una comparación entre las prendas vintage y las actuales, es evidente la diferencia abismal de calidad.
Por ejemplo, los pantalones jeans son más gruesos y resistentes, en cambio ahora se desgastan con facilidad co la fricción.
Esto también se nota en el algodón, ¿alguna vez has notado que cuando se rompen, tus camisetas parecen trozos de papel? A comparación de las prendas de algodón de hace años en que se notaba la diferencia incluso en el grosor.
Y no dejemos de lado que hay una mejor calidad de fabricación pues las costuras no se corren con facilidad y los accesorios también son duraderos.
Prenda que te da estilos únicosCada prenda cuenta su propia historia y al ser un objeto único, también te dará ese look único.
¿Quieres un look indie?, ¿Te apetece tener una onda más grunge?
Pues recuerda que con una ropa de segunda, puedes tener el estilo que quieras.

Y existen aún más razones…

¿POR QUÉ?BENEFICIOS
Apoyo a pequeños empresariosSi quieres implementar prendas second hand y no tu mamá o abuela no quieren aportar a tu armario, tienes la oportunidad de comprar en diversas tiendas locales.
Y el beneficio es que estarás apoyando a que pequeños empresarios puedan crecer en base a la responsabilidad ambiental y claro está, accederás a diversas prendas a precios justos.
¿Regalos o compras equivocadas?A quién no le ha pasado que recibió un regalo que no era de su agrado o compró una prenda muy grande o pequeña. Pues al customizar estas prendas o accesorios, le estarás dando una segunda oportunidad en lugar de que quede en el olvido en algún rincón inaccesible de tu clóset.
Marcas exclusivasAunque lo neguemos, a muchas de nosotras nos gustaría tener al menos una prenda de marca, pero no hablo de cualquiera, sino de aquellas marcas que son inalcanzables y las hemos deseado desde que vimos a nuestros ídolos vestirlos.
Pues bien, si te das el tiempo y paciencia de buscar entre las tiendas de ropa de segunda, podrás encontrar algunas de esas marcas a un precio más accesible.
AhorroComprar ropa de segunda es sinónimo de ahorro porque puedes encontrar prendas hermosas a menos de la mitad de su precio original.
Y si sueles ser una compradora impulsiva, puedes comprar más con menos.
Aún así, te sugerimos pensar qué uso y con que prendas complementarás cualquier prenda nueva que compres.

Como ves, el consumo responsable tiene muchos beneficios que van más allá de lucir outfits únicos, también es parte de una movida ambiental que ha recobrado interés en los últimos años y se trata del consumo responsable y sostenible con nuestro planeta.

Bien, quieres seguir con esta movida, pero aquí viene la pregunta del millón:

¿Cómo puedo renovar mi ropa de segunda?

La verdad es que no se necesitan grandes habilidades de costura para darle una segunda oportunidad, pero sí necesitas de algunos materiales básicos que no te costarán mucho. Claro está que debes dedicarle tiempo y buscar inspiración para un mejor resultado.

Aquí te damos algunas ideas:

ESTILO TIE DYE

Este estilo se caracteriza porque las prendas pueden lucir despintadas o tener un sincretismo de colores de una sola gama o estilo arco iris.

Aquí tienes dos opciones para renovar tu ropa de segunda:

  1. Lejía: Puedes tomar prendas gruesas como jeans, casacas, poleras o incluso chompas. Solo Debes rociar el líquido con ayuda de un spray sobre la prenda y no esperar más de 15 minutos pues el efecto de este blanqueador es inmediato. Procura lavar con cuidado, dejar secar y verás el cambio.
  2. Tinta: Este elemento nos ayudará a tener ese estilo aesthetic y lo mejor de todo es que puedes renovar prendas de tela más delgada como el algodón, solo hace falta amarrar un polo con ayuda de ligas y ponerlo en agua caliente o simplemente rociar la mezcla con ayuda de un spray y listo.

Aquí te dejamos un vídeo que te explicará a detalle:

CUSTOMIZAR

Esta técnica se trata de darle ese toque manual a una prenda usando distintos materiales como encaje, tachuelas, lentejuelas, hilos, etc. Aquí te dejamos algunas ideas que te gustarán:

  1. Bordados: Este es de mis favoritos y no se necesitan grandes destrezas salvo que quieras bordar una figura compleja. Puedes plasmar frases, flores, iconos, siluetas, dibujos sencillos o lo que se te ocurra, solo necesitas de hilo de bordar y aguja.
  2. Pintura en tela: Algo que debes considerar es que, no te servirán las clásicas temperas, sino pintura de tela. Antes de empezar, haz un boceto con lápiz, escoge los colores y deja fluir ese lado artístico que hay en ti.
  3. Estoperoles: ¿Te llama la atención la onda rock? Aunque no necesariamente este accesorio va solo con este estilo, debo decir que le da un aspecto único y lleno de personalidad a tus prendas. Basta con que escojas los estoperoles que más te agraden y los agregues con cuidado de no lastimar tus dedos.
  4. Juega con distintos materiales: Ya sea que agregas cintas, encaje, bipiur o tul; estos materiales harán más delicada la prenda que decidas customizar. Además es ideal si quieres aumentar la talla quitarle lo aburrido a la prenda que estás renovando.

Y además de esto, no temas cortar, trenzar, amarrar, coser y hacer correr tu imaginación para tener una prenda única.

Puedes también por ejemplo, convertir un pantalón en una falda o casaca, una camisa en vestido o falda, etc. Las posibilidades son infinitas.

¿Quieres vender ropa de segunda?

Ya mencionamos los beneficios de comprar ropa de segunda, ahora imagina lo beneficioso que será el que te animes a emprender y vender ropa de segundo uso.

Ya sea que vendas todo aquello que no usas de tu clóset o por si quieres dedicarte de lleno a emprender vendiendo prendas de segunda, aquí te dejamos algunos tips que te serán de gran ayuda:

¿Cómo empezar?

– Revisa tu armario:

Aprende a desprenderte de aquello que no usas, hasta de esa prenda que tanto te encanta pero aún no le encontraste ningún uso.

Es cierto que esta actividad puede resultar cansada y tomar varias horas del día pero recuerda que de esta forma, estarás sacando el capital de tu emprendimiento sin invertir dinero.

Es decir, sacarás el dinero que figurativamente, estaba durmiendo porque una vez que empieces a vender, recibirás dinero que creías perdido.

Pero recuerda que no debes gastar a lo loco lo que percibas, salvo que la decisión de vender haya sido algo fugaz solamente; invierte nuevamente y mira como tus ingresos van creciendo de a pocos.

Para empezar, debes de separa tus prendas de distinta forma, puede ser por material, ocasión de uso, tiempo de vida, etc.

Lo ideas es que percibas más dinero por aquellas prendas que están mejor conservadas, son únicas o son un match perfecto para cualquier outfit, ocasión y temporada del año.

¡Ah! Y no olvides que también puedes buscar en el clóset de tus padres, hermanos o abuelos. Claro está, siempre y cuando estos te den la autorización de hacerlo.

– Lava y plancha:

Darle una nueva apariencia a las prendas que ofrecerás en el mercado es muy elemental pues de ella también depende el valor que recibas por cada una de ellas.

Por eso es indispensable que saques las manchas si es que tu ropa de segunda la tuviera y hacerla lucir casi nueva gracias al planchado.

Si en el proceso encontraras que alguna prenda tiene alguna mancha difícil de salir o está rota, podrías arreglarla de forma creativa. Para ello te sugerimos hacerle algún tipo de customización como te explicamos muchas líneas arriba.

En este paso es también importante tomar nota de qué prendas son de marcas originales y cuáles son esas piezas únicas a las que podrás sacarle mayor provecho monetario.

– Dale un valor:

Una vez que todo esté limpio, planchado y seleccionado, es hora de ponerle un precio a cada ropa de segunda que venderás.

Como mencioné anteriormente, podrás sacarle provecho a las prendas de marcas originales y a todas aquellas que sean piezas únicas y de colección.

Debes buscar precios que vayan acorde a tu competencia porque seguramente no eres la primera que se dedica al rubro de las ventas.

Y si quieres que tus prendas vuelen, ofrécelas a un precio ligeramente menor o también puedes ofrecer packs de outfits completos o descuentos por llevar más de una prenda.

– Describe bien el producto:

Esto es elemental, sobre todo si venderás por redes sociales.

Describe al mínimo el producto; sus medidas, el material, si tiene alguna mancha, si le falta algo, la marca, etc.

Esto te evitará malas pasadas como cuando alguien pide cambio de prenda o devolución de dinero.

Así que asegúrate que cada cliente tuyo lea bien la información de la prenda que adquirirá antes de que concreten la venta.

Y si te animas a vender haciendo un clóset sale o un show room, recuérdale a tus compradores revisar la prenda diciendo que no hay cambios ni devoluciones.

Lo mejor de este proceso es que podrás organizar el inventario de tu emprendimiento e incluso podrás ponerle etiqueta a cada prenda para darle un plus a tu producto.

– Toma fotografías atractivas:

Este aspecto es vital sobre todo si piensas vender en redes sociales como Instagram o Facebook.

Se trata de tomar fotografías estéticas, que capturen el color de la prenda lo más cerca a la prenda real y lograr que cada prenda sea deseable por el público que apuntas.

Para ello te recomendamos tener un fondo bonito, de preferencia que sea blanco, negro o gris para que la prenda pueda apreciarse. Este fondo no debe estar arrugado ni sucio, sino ser de una textura lisa o llamativa que se vea bonita y aporte estética al producto.

Puedes también complementar la composición con accesorios que complementen el outfit como carteras, joyas, correas o zapatos.

Y si te preguntas por el equipo para fotografiar tus productos, recuerda que no necesitas de una gran inversión pero sí de mucha creatividad pues puedes incluso tomar fotos con tu celular.

Para inspirarte, puedes acceder a Pinterest para obtener ideas de cómo armar tus bodegones para presentar tus productos.

– Ofrece el producto:

Si estás leyendo esto en época de pandemia, la mejor opción es vender por redes sociales como Instagram y/o Facebook.

Para empezar debes primero buscar un nombre atractivo que llame la atención de tu público objetivo y crear un feed con un concepto que aporte a tu marca, esto sobre todo si quieres que tu emprendimiento perdure en el tiempo, pero si es algo pasajero, no hay por qué ponerle tanta atención a estos detalles.

Dependiendo de el tiempo y lugar en el que te encuentres, puedes ofrecer tus prendas de segunda en ferias o si tienes posibilidad de alquilar un stand o tienda, hazlo.

También hay otras plataformas de ventas, como OLX, Ebay, Mercado Libre, entre otros. Hablaremos de algunos de ellos más adelante.

Considera también:

  • Recuerda siempre ser amable y paciente con las personas que preguntan por tu producto porque aunque vender parezca fácil, muchas veces podemos encontrarnos con clientes potenciales que hacen millones de preguntas que hasta pueden ser incómodas.
  • Puedes comenzar vendiendo entre tus amigas y una vez que tengas una página en Instagram o un Fan Page en Facebook, puedes empezar a captar compradoras.
  • Aparte de vender ropa, también puedes vender accesorios únicos como carteras, aretes, pulseras, collares, mochilas, morrales o correas vintage, así como diversidad de zapatos de modelos únicos. Para ello debes darte una vuelta por el mercado de pulgas de tu ciudad.

Tiendas de ropa de segunda

Y para finalizar, aquí te dejamos una pequeña selección de tiendas vintage en las que puedes adquirir los futuros tesoros más preciados de tu clóset:

– Micolet:

Esta tienda es de mis favoritas pues cada día renuevan su inventario y publican nuevos productos de segunda mano.

Incluye novedades en ropa y accesorios y lo mejor de todo es que siempre hay descuentos.

La garantía es que aquí no te encontrarás con sorpresas como que hay manchas o fisuras en tus prendas pues antes de ser publicadas, cada prenda es revisada al mínimo.

¡Además siempre hay descuentos! Pero debes considerar que el pago es en euros.

– OLX, Mercado Libre & Ebay:

OLX es plataforma de venta es muy conocida por sus años en el mercado y lo genial es que está disponible en países como Perú, Argentina, Colombia, Ecuadro, Costa Rica, Guatemala, Panamá y El Salvador.

El beneficio de las tres páginas mencionadas es que puedes encontrar vendedores de tu país, existe garantía por el pago que haces y opciones de envío según tus necesidades.

Aquí también hay cientos de vendedores de ropa de segunda y podrás contactarte directamente con ellos para tener mayor confianza.

Además puedes usar cualquiera de estas plataformas desde sus apps en tu smartphone o desde tu ordenador.

– Instagram & Facebook:

No podemos dejar de mencionar a estas plataformas que no son solo redes sociales, sino que también nos permiten encontrar prendas únicas.

Lo mejor de todo es que te permiten contactarme directamente con el vendedor y ofrecen formas de pago como la contra entrega que es la más confiable o pago por depósito.

Recomendaciones para tus compras

  • Muchas veces las compras son en moneda internacional y de mayor difusión como el dólar o euro por lo que te sugerimos consultar el tipo de cambio antes de concretar la compra y saber si tu tarjeta será admitida.
  • Revisa bien detalles importantes como las tallas y el material ya que estas piezas son únicas y no hay cambio de tallas, ni siquiera de dinero.
  • Hay muchas plataformas que dan sus tablas de medidas, te sugerimos medirte bien antes de cualquier compra. Así cada compra será satisfactoria.

No olvides que le puedes dar otra oportunidad a otros accesorios como son zapatos, carteras, aretes, correas, mochilas, etc. Puedes usar las técnicas y materiales que describimos líneas arriba y así obtendrás elementos también únicos con los que podrás accesorizar tus outfits de acuerdo a cada ocasión.

¿Quieres saber cómo conservar mejor tu ropa de segunda?

ropa dress cool